Dulce Canela Sexy   SUBMIT


  close
Interested in buying this domain?

El sistema inmune o la capacidad que tiene el ser humano de responder a agentes patógenos o influjos externos nunca habían tenido tanto valor como ahora. Existe mucha información sobre este tema y la realidad es que continuamente se hacen descubrimientos sobre cómo funciona la inmunología. Sabemos, por ejemplo, que el sistema inmune es un "órgano distribuido", es decir, no se encuentra en una parte del cuerpo en específico, sino que se extiende a lo largo de todo el cuerpo, con especial énfasis en la piel y en las membranas del intestino. Asimismo, sabemos que el sistema inmune es un complejo en el que intervienen células propiamente humanas y bacterias y microorganismos, pues hay microorganismos que no son patógenos para el ser humano, sino, al contrario, le permiten defenderse de otros elementos tóxicos. 

Otro aspecto esencial a considerar es que este sistema distribuido también puede extenderse al medio ambiente, a lo que se conoce como factores epigenéticos. En otras palabras, existe una delicada modulación de la inmunología en relación con la socialización y con diferentes factores ambientales.

Esta es una de las cuestiones que explican cómo el estrés afecta la salud y cómo, por otro lado, la relaciones íntimas y el significado existencial son uno de los factores principales para que uno pueda responder de mejor manera a los estímulos de la vida cotidiana. A continuación consideramos algunos factores que pueden ayudarte a tener una mejor inmunología, haciendo énfasis en cuestiones no tan obvias.

 

1. Intimidad: calidad y no cantidad de relaciones

En momentos en los que es necesario guardar cierta distancia social, puede resultar un poco paradójico que una de las cosas que más efectos positivos tienen sobre la salud en general (y específicamente sobre respuestas inflamatorias) sea la socialización. Sin embargo, se debe precisar que lo que produce este efecto positivo no es la socialización en sí misma, ni la cantidad de tiempo que se pasa con otras personas, sino el aspecto cualitativo, lo que podríamos llamar "intimidad significativa". Y esto puede y se cultiva mejor en la intimidad, no en grandes reuniones sociales sino en espacios íntimos, compartiendo la vida cotidiana o familiar. Se trata por supuesto de fomentar la sensación de querer y ser querido. 

Un importante estudio realizado por la Universidad de Harvard a lo largo de décadas notó que el principal factor que permite predecir una larga vida y una vida libre, en general, de enfermedades son las relaciones íntimas que reporta una persona. Ni siquiera hacer ejercicio, dejar de fumar o beber, se comparan con tener ciertas relaciones, no muchas pero profundas. Esto podría deberse a la sensación de seguridad y relajación que la intimidad brinda, lo cual evita tensión y estrés.

En las últimas décadas numerosos estudiosos han notado que el estrés mitiga el sistema inmune, produciendo grandes cantidades de hormonas como la adrenalina y el cortisol. Este es el llamado efecto de "huir o pelear". El estrés responde a este efecto de una manera natural y positiva cuando existe una amenaza, como por ejemplo un depredador, pero cuando existe una constante percepción de esa amenaza el organismo va desgastando sus defensas. Lo cual nos lleva al siguiente aspecto: evitar el pánico.

 

2. Evita el pánico, practica la relajación

En épocas como esta, donde el mundo en el que nos movemos parece estar sacudiéndose, parece difícil no sentir ansiedad, angustia, depresión o hasta pánico. Sin embargo, debemos de ser conscientes de que estos estados de ánimo afecta notablemente las respuestas inmunológicas, pues el sistema inmune es modulado también por nuestras actitudes y pensamientos. Más aún: pensamientos obsesivos drenan gran cantidad de energía y no sólo nos cansan y evitan que durmamos mal, evitan obviamente que podamos concentrarnos y practicar algunas cosas que podrían ayudarnos como el ejercicio y la meditación, dos de las principales herramientas para relajar nuestro cuerpo y mente. En gran medida lo que el estrés hace es que apretemos todo nuestro cuerpo y reaccionemos excesivamente a cualquier estímulo.  La línea entre la hipocondría y la enfermedad real es más tenue de lo que parece y quizá no existe del todo en el sentido de que la mente, al reaccionar, no distingue entre una causa real o una imaginaria. Esto es fácil de comprobar en nuestra época, en la cual son numerosas las personas que desarrollan síntomas similares a la gripa con sólo pensar en que están con una persona que está enferma. Por ello, una importante forma de evitar un contagio es simplemente estar relajados, sueltos, sin aferrarse a los pensamientos y a las sensaciones. Para esto recomendamos practicar diferentes técnicas de meditación.

Particularmente útil en esta época en la que será difícil soltar y relajar naturalmente la mente, se pueden realizar meditaciones dinámicas como las que permite el qi-gong, el yoga, o el shamata y vipassana observando los pasos que uno da cuando camina, la meditación caminando o en movimiento. Otro modo efectivo es la meditación de compasión (metta o gtong-len), en la que la persona contempla el sufrimiento de los demás y cultiva una sensación de compasión o amor, la cual envía en el proceso de respiración, algo así como ponerse en los zapatos de los demás, a la vez que relajando la propia identificación egoísta. Esto puede ser enormemente útil. 

Por último, el budismo recomienda practicar la meditación en torno a la impermanencia de todos los fenómenos como una forma de desapego y liberación del aferramiento que caracteriza al estrés.

Cabe mencionar que estas prácticas no son, cuando son practicadas de manera correcta, un modo de huir o sustraerse de la vida y la responsabilidad, sino que permiten dirigir la energía de manera más efectiva y contemplar los fenómenos de una manera más lúcida, presente y relajada.

 

3. La medicina del Sol y de la Tierra

El ser humano existe de manera interdependendiente, siendo un "animal social" que es además un animal conectado a todos los procesos de la naturaleza, del Sol y la Tierra (¡y quizá incluso la Luna y los demás planetas!) Estudios han demostrado que caminatas en la naturaleza son efectivas en la reducción del estrés.

Quizá en este momento no sea lo mejor salir mucho, pero siempre es posible encontrar un lugar en el que haya un árbol o una flor o un pedazo de cielo azul. Esto es suficiente para contemplar la belleza de la naturaleza: el color, la luz, el olor, el sonido del viento o el silencio. Algunas personas recomiendan andar descalzo en la tierra algunos minutos al día, lo que se conoce como "grounding".

Otro aspecto a notar es que recibir luz solar es importante para la generación de neurotransmisores como la melatonina y la serotonina. Especialmente esto es importante ya que no existe quizá nada afecte tanto el sistema inmune como dormir bien o mal (en su defecto) y la hormona encargada de regular los procesos de sueño es la melatonina. En vez de tomar suplementos, es mejor intentar exponerse algunos minutos a los rayos del sol, lo cual no sólo mejorará tu inmunidad sino también tu estado de ánimo. Al mismo tiempo es importante recordar que pasar mucho tiempo bajo la luz de pantallas electrónicas tiene el efecto opuesto. Es especialmente importante evitar la exposición a la luz azul de las pantallas en la noche. 

 

4. El sistema inmune responde al significado o sentido existencial

En los últimos años, como ya mencionamos, ha surgido importante investigación científica que muestra que el sistema inmune es modulado por estados mentales. Destaca el trabajo de Steven Cole, profesor de medicina de UCLA, quien se ha concentrado en el papel que juega el significado (meaningfulness) o el sentido de plenitud y sentido que llama eudaimonía, en contra distinción de la felicidad basada en el placer.

Un trabajo afín fue desarrollado por el psicólogo Viktor Frankl, quien en la Segunda Guerra Mundial notó que las personas que tenían sentido existencial lograban soportar mejor las condiciones de los campos de concentración. Parafraseando a Nietzsche, si el cuerpo tiene un por qué, encuentra un cómo.

Según Cole, "la vieja forma de pensar era que nuestros cuerpos eran entidades biológicas estables, fundamentalmente separadas del mundo externo. La nueva forma de pensar es que hay mucha más permeabilidad y fluidez... nuestro cuerpo es literalmente producto del ambiente. Cole ha encontrado una relación entre la  felicidad significativa y el sistema inmune, o cómo reaccionan nuestras células a lo que subjetivamente llamamos felicidad –acaso así haciendo tangible lo que es la felicidad, encontrando una respuesta a esta pregunta milenaria, aunque desde la perspectiva parcial del cuerpo. Su trabajo lo ha llevado a concluir que "no hay duda de que la mente y el sistema inmune están ligados". Cole ha explicado anteriormente que experiencias negativas como un diagnóstico de cáncer, la depresión, el estrés, el trauma o el bajo estatus socioeconómico pueden afectar el perfil inmunológico de una persona. Mientras que "las experiencias de felicidad y la percepción de esas experiencias en nuestro cuerpo" también producen cambios en nuestros mecanismos biológicos, en sentido opuesto. Cole cree que estas experiencias positivas son capaces de "remodelar nuestra composición celular". Más importante es el hecho de que a lo que se refiere con felicidad no es a una sensación de placer o a una euforia, sino algo más estable y menos difícil de conservar. 

Su evaluación de la felicidad se dividió en felicidad "hedonista" y "felicidad eudaimónica". "La felicidad hedonista es el estado de ánimo elevado que experimentamos después de un evento de vida externo, como comprar una casa". La eudaimonia, por el contrario, es "nuestro sentido de propósito y dirección en la vida, nuestro involucramiento con algo más grande que nosotros", explica Cole. El estudio mostró una notable correlación entre la felicidad eudaimónica y un mejor funcionamiento del sistema inmune.

En otras palabras, la manera de modular positivamente el sistema inmune no es buscando el placer o la satisfacción en cosas externas, sino buscando el sentido de nuestra existencia dentro de nosotros mismos. Una búsqueda "interior" que a veces mejor se logra notando que ese sentido está en los otros, en la dedicación y el servicio a los demás. Esto es ciertamente algo que podemos aplicar en estos tiempos.  

 

5. La belleza 

Una de las cosas que nos permiten encontrar sentido en la vida es la belleza. Esto ha sido notado prominentemente por pensadores como Simone Weil o Fiodor Dostoyevski, entre otros. Para Weil, influenciada por Platón, la belleza es el modo en el que se refleja la inteligencia espiritual del cosmos en el mundo y nos llama hacia el amor de todas las cosas. Dostoyevski escribió famosamente en El idiota, que "la belleza salvará al mundo". Debemos decir que en este caso no se trata solamente de la belleza física, sino de la belleza integral de las cosas. Podemos entender esto a través de la etimología de la palabra "hermoso", cuya traza sigue en su origen a la palabra latina "forma" y la griega "morphé".

Ahora bien, esta palabra es la que utilizó Aristóteles para definir lo que era el alma, la forma que se hace patente en el cuerpo y que se actualiza hacia su telos (propósito, fin o sentido existencial). En otras palabras, la hermosura –la belleza– es el alma en el cuerpo, o aquello mismo que nos dirige hacia nuestro propósito último.

Otras formas de entender la belleza, particularmente en la tradición idealista alemana, es como la revelación de lo trascendente e infinito en lo inmanente y finito. La belleza tiene por supuesto un componente moral, está relacionada en Occidente siempre con lo bueno y lo verdadero. Hay belleza en contemplar un atardecer, en escuchar una sinfonía y ver un rostro, pero también en ayudar al prójimo o en comprender la realidad. 

Lo que queremos rescatar es que un sentido de la belleza es una manera de establecer intimidad con el mundo. Es una manera de asumir responsabilidad por las cosa, en el deseo de que subsistan y de que se pueda seguir creando belleza. Es una forma de combatir el estrés, al dirigir la atención a la forma. Es una especie de medicina al vincularnos íntimamente con una persona o con la naturaleza misma. Es también una forma de entender la impermanencia de las cosas, su carácter fugitivo y hacerlo sin apego.

Como escribió William Blake: "He who kisses the joy as it flies. Lives in eternity's sunrise" ("Aquel que besa la alegría al desaparecer / vive en la eternidad del amanecer). O Pessoa: "Coge las flores, mas déjalas caer/, apenas miradas./ Al sol siéntate. Y abdica/ para ser rey de ti mismo".

 

También en Pijama Surf: Por qué el desapego es la más alta filosofía