Dulce Canela Sexy   SUBMIT


  close
Interested in buying this domain?

Para casi todas las mujeres, la menstruación llega acompañada de los temibles cólicos menstruales, dolores que pueden variar en intensidad o en duración pero que, en casi todos los casos, son inevitables. 

La razón precisa de este padecimiento temporal no es del todo conocida, pero la hipótesis más aceptada los explica por la liberación de prostaglandinas, sustancias derivadas de distintos ácidos grasos, las cuales forman parte de diversos procesos fisiológicos relacionados con la presión sanguínea, la coagulación e incluso la regulación de la temperatura corporal.

En el caso de la menstruación, las prostaglandinas intervienen en los movimientos que conducen a la contracción del útero, necesaria a su vez para desprender el endometrio y dar paso la formación de uno nuevo. Es así como un nivel excesivo de prostaglandinas es capaz de provocar calambres en el útero, los cuales no son otra cosa mas que los cólicos menstruales. 

Las medidas para paliar ese dolor son diversas, algunas naturales y simples (como aplicar compresas frías o calientes en el área uterina) y otras que involucran el uso de fármacos. También, no podemos negarlo, el consumo de marihuana, una planta que ha sido conocida históricamente por sus propiedades analgésicas y relajantes.

Aprovechando esa cualidad, la empresa estadounidense Foria Relief comercializa desde hace un tiempo tampones que entre sus fibras contienen una pequeña dosis de cannabidiol, el principal componente de la planta, cuyo efecto sedativo se conoce desde hace tiempo (pues inhibe la transmisión de señales nerviosas asociadas al dolor) y, además, a diferencia del tetrahidrocannabinol, no provoca alucinaciones o algún otro estado alterado de conciencia (razón por la cual ha sido usado también en distintos procedimientos médicos).

En el caso de estos tampones, su uso es el de un supositorio vaginal, de modo tal que sus componentes activos actúan casi de inmediato en el área donde se experimenta el dolor. De acuerdo con algunos testimonios, gracias a este método los cólicos asociados con la menstruación pueden desaparecer en un lapso de entre 15 y 30 minutos.

La alternativa es suficientemente atractiva para al menos probarla. Quizá este sea el futuro del tratamiento analgésico de los cólicos menstruales.

 

También en Pijama Surf: ¿Es la cannabis buena o mala para la salud mental? Esto es lo que dice la ciencia