Dulce Canela Sexy   SUBMIT


  close
Interested in buying this domain?

Si en algo estamos todos de acuerdo es que fingir un orgasmo es algo muy feo. Todos los manuales de urbanidad sexual coinciden. Y ni te cuento lo que pueden llegar a decir los engañados en tales circunstancias. O sus amigas. Ya se sabe que nunca se deben dejar de lado los aspectos comunicativos de la sexualidad, hay que aprender a decir las cosas, con mentiras no se va a ningún lado y bla, bla, bla. Sin embargo, a veces no te queda otra. En alguna ocasión, muchos (al menos a mí no me duelen prendas en reconocerlo) nos hemos visto en la obligación de fingir y terminar de una vez con lo que teníamos entre manos. Si la vida fuera una película francesa, pararías en seco, te encenderías un cigarro y pondrías cara de ‘siento que esto no funciona como debería’. Sin embargo, no hay que desdeñar que en el mundo real este tipo de arranques de sinceridad no están muy bien valorados.